Un joven ingeniero químico ayuda al famoso detective Carvalho a resolver una misteriosa desaparición en una industria química.

Un problema de ingeniería química enunciado de un modo ingenioso. El autor es Fernando Gutiérrez Martín. La solución y el problema original se encuentran entre los recursos on-line que la universidad politécnica de Madrid pone a disposición de todos los internautas y que puedes encontrar en este enlace.

Sabes la solución sin tener que leerla? Se te ocurre alguna otra opción?? 


"PROBLEMA DE INGENIERÍA POLICIACA"

Pepe Carvalho y su acompañante, un joven ingeniero químico, se encuentran en el área de proceso de una planta industrial del cinturón barcelonés.

CARVALHO:  Dice vd. que la última vez que se le ha visto estaba vigilando esta "tinaja"...
Sr. PONS:  Querrá vd. decir "reactor de tanque agitado" inspector.
CARVALHO: Debe disculpar mi ignorancia con respecto a la jerga técnica, Sr. Pons, por eso ha venido este joven amigo conmigo.
Sr. PONS:  Discúlpeme a mí inspector, pero por favor ayúdenos a encontrar a Embebut. Ultimamente se comportaba de un modo muy extraño, miraba fijamente el interior del reactor respirando profundamente y relamiéndose los labios. Era uno de nuestros mejores trabajadores; desde que falta la conversión del "googliox" ha descendido del 80 al 75%.

CARVALHO (golpeando perezosamente el tanque): A propósito, ¿qué ocurre dentro de la tinaja?.
Sr. PONS (dirigiéndose preferentemente al joven): Una reacción de 2º orden entre etanol y googliox... Por supuesto con un gran exceso de alcohol, en una proporción de 100 a 1, y ...
CARVALHO (interrumpiéndole): Hemos investigado su paradero en la ciudad, y no hemos encontrado ningún rastro.

Sr. PONS (visiblemente emocionado): Si regresara Embebut, le aumentaríamos un poco el sueldo y ...
EL JOVEN: Discúlpeme! ¿puedo hacer una pregunta? ¿qué capacidad tiene el tanque?.
Sr. PONS: 450 litros, y siempre le mantenemos lleno hasta el borde, a plena carga, que resulta, como vd. sabrá, lo más provechoso. Por eso le llamamos también reactor de rebosadero.

CARVALHO: Bien, muchacho, hemos de admitir que estamos en un atolladero, no disponemos de pistas aprovechables.
EL JOVEN: No lo creo Pepe. (Volviéndose hacia el gerente) Embebut era muy corpulento, ¿pesaba unos 110 Kg, verdad?.
Sr. PONS (con sorpresa): Efectivamente, ¿como lo sabe?.
CARVALHO (con sorpresa también): Asombroso, mi querido joven.
EL JOVEN (modestamente): Elemental, Pepe. Tenemos todas las pruebas para deducir lo que ha sucedido ...
                Con el inspector y el gerente esperando impacientemente, el joven se apoyó en la tinaja, saco lentamente un cigarrillo, y con perfecto sentido de lo dramático, lo encendió ...

                                ¿Que iba a manifestar, de un momento a otro el joven, y como llego a dicha conclusión?
                                ¿Porqué nunca llegó a hacerlo?.

Posts Relacionados

Se el primero en comentar!

Publicar un comentario en la entrada